fbpx

Desgastada, la imagen del maestro

Los tiempos cambian, a los maestros ya casi nadie los respeta.

Tal vez sus hijos no le crean si usted les dice que antes los maestros eran autoridad, su palabra era casi “santa”, sus indicaciones no se discutían, todos los obedecían y tanto padres como hijos y la sociedad en general los respetaban.

Ahora a los maestros se les califica de flojos, revoltosos, agresivos, violentos y mucho más, aunque pocos se detienen a pensar que la mayoría de esos docentes lucha por defender sus derechos, por una educación mejor o incluso por no perder su empleo.

Pero los maestros en muchos casos son una guía para sus alumnos y atienden problemáticas que les presentan los alumnos, como drogas o conflictos familiares muy severos.

Botín político

Aunque también hay que decir que en muchos casos representan un botín político para algunos sectores, ya que el magisterio ha mostrado ser aguerrido, persistente, pero en algunos casos son desviados sus esfuerzos a causas políticas para beneficio de terceros.

Desgastada, la imagen del maestro
Muchos padres no apoyan la lucha de los maestros

Ahora que se acerca el Día del Maestro, muy pocos tienen algo qué festejar.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los maestros mexicanos tienen los peores salarios del mundo, con ingresos muy lejanos a los que perciben en países como Luxemburgo, donde se registran las mejores condiciones económicas para este gremio.

Bajos salarios

Un maestro de primaria gana en promedio 8 mil pesos mensuales, los de secundaria 9 mil y los de educación media y superior 15 mil pesos, según cifras oficiales.

Pero estos números no corresponden con el nivel de responsabilidad social y el papel que desempeñan los docentes en el desarrollo del país.

En términos generales, los maestros tienen salarios muy bajos y de acuerdo con un estudio realizado por la OCDE, en el que compara los niveles de ingresos que perciben estos profesionistas entre sus países miembros, México es uno de los peores ubicados en este rubro.

Si al bajo ingreso agregamos las malas condiciones de trabajo, resulta que los maestros son unos verdaderos héroes, ya que en muchos casos tienen que laborar en condiciones de aguda inseguridad.

Pero la descomposición social ha llegado hasta las aulas, pues hay reportes en los que se da cuenta de las agresiones de padres de familia e incluso alumnos en contra de sus mentores.

A eso hay que sumarle que los docentes consideran un retroceso la reforma laboral concretada en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Ahora parece que las cosas cambiarán para los maestros mexicanos, pero persiste la incertidumbre sobre la “contrarreforma educativa” que se cocina en el Congreso de la Unión impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En el magisterio persiste la duda sobre el rumbo que tomarán las cosas y si al final esa “contrarreforma” traerá beneficios tangibles a los maestros mexicanos que han visto muy deteriorada su imagen ante la sociedad.

Desgastada, la imagen del maestro
Los maestros perdieron respeto y credibilidad, aunque su labor es vital para el futuro del país

Algunas cifras de nuestro magisterio

México cuenta con alrededor de un millón 200 mil maestros de preescolar, primaria y secundaria.

Pero hay que destacar que la planta docente es joven pues cerca del 50 por ciento se ubica por debajo de los 40 años de edad. Además el 43 por ciento tiene entre 40 y 54 años de edad y el resto tiene más de 55 años.

Aunque parecen datos irrelevantes, muestran el gran reto que tienen los profesores frente a sus alumnos, ya que aquellos que tienen menos de 40 años nacieron en 1978 o en años previos; es decir, conocieron las computadoras personales sólo hasta alrededor de los 20 años de edad, o más.

Los de 50 años nacieron en 1968, antes de que llegara el hombre a la Luna; y quienes tienen 60 años crecieron y se educaron en un mundo “bipolar”, radicalmente distinto al mundo globalizado en que han nacido y crecido sus estudiantes.

Su reto es mayúsculo, sus estímulos económicos mínimos, sus expectativas se cierran cada día más.

Pero también han perdido el respeto de la sociedad, de los padres de familia y de los alumnos.

Este 2018, los maestros tienen poco qué festejar.

México, nación fuerte

A lo largo de su historia, México ha sobrevivido a muchas adversidades, bélicas, políticas, económicas y naturales. Nuestra nación se

No te lo pierdas

¡Apocalipsis !

Lo vivido por los habitantes de Guerrero, en particular los del puerto de Acapulco y

Leer más»